Chava con agua y frutas.

Corrige estos hábitos, ¡y logra tu peso ideal más fácil!

Llevas una vida muy activa y eres muy disciplinado con tus entrenamientos, pero no entiendes ¿por qué aún no ves los resultados que quieres? Alguno de estos hábitos puede ser el culpable:

1. Saltas el desayuno:

Si estás intentando ahorrar calorías, saltar tu primer comida del día no te ayudará tanto como crees. El no desayunar te hará más propenso a comer de más en tu siguiente comida, a diferencia de tener un desayuno saludable, que te dará la energía que necesitas para afrontar tu día. Recárgate bien en la mañana con un desayuno saludable y completo que contenga proteína, fibra y carbohidratos, ¡y vive tu día al 100!

2. No tomas suficiente agua:

¡Asegúrate de tomar agua de manera frecuente durante el día! El cambiar el refresco y jugo por agua te ayudará a ahorrar calorías, pero también asegúrate de hidratarte adecuadamente. El agua es tu aliado en la pérdida de peso, ¡por lo que debes asegurarte de tener una botella de agua siempre a la mano!

3. Comes los snacks equivocados antes de la cena: 

Comer snacks es una herramienta muy poderosa para la pérdida de peso, si lo haces de la manera correcta, claro que no resultará nada bueno si te comes una bolsa entera de papas como snack. Mantén tus snacks saludables y bajos en calorías sacando esas bolsas de comida procesada fuera de la cocina, y reemplazándolas por vegetales o un bol de fruta. Si solamente tienes snacks saludables a la mano, cuando estés hambriento ¡no necesitarás comer un snack alto en calorías y bajo en nutrientes!

4. Cenas en grande:

¿Limitarte en el almuerzo y tener una cena grande? Puede no ser la mejor idea si quieres llegar a tu peso ideal. Estudios han mostrado que aquellos que comen sus comidas más grandes temprano pierden más peso. Asegurarte de comer la cantidad adecuada de calorías durante el día, y disminuir el tamaño de las comidas a lo largo del día, puede ayudarte a obtener los resultados deseados.

5. No prestas atención al tamaño y el tiempo de tus comidas:

Cuando hablamos de peso, ¡las porciones cuentan, y mucho! Asegúrate de comer lo suficiente para sentirte satisfecho, y presta también atención a los tamaños de las porciones. Una vez que llenes el plato, disfruta tu comida lenta y atentamente, ¡así no sentirás la necesidad de regresar por más!

Por eso VIVRI® es el mejor Sistema para lograr tus metas de salud y peso, ya que te da todo lo que necesitas con tan solo pocas calorías, ¡¡y se asegura de ayudarte a crear hábitos saludables que se quedarán contigo por siempre!!

Luis Santana

¡¡El Reto VIVRI™ es increíble!! ¡Se me quitó el dolor de rodillas y bajé 4 kilos y 2 tallas!

Yunuen Cuevas

El Reto VIVRI™ significa para mi una forma sencilla y completa de bajar de peso y mantenerme sana. Cuando tuve mi primer kit en las manos, me inspiró una gran motivación. VIVRI™ no es una dieta, es educarse a comer

Zulibeth Morales

¡¡Gracias a VIVRI™ me siento genial!! ¡¡Bajé 2.5 kilos y 1 talla!!

Luz Fabiola Suarez

¡¡Quedé fascinada con VIVRI™!! Lo más importante para mi es ¡¡que me siento estupendamente bien!!, antes me la pasaba muy cansada, pero ahora con VIVRI™ me rinde la energía para todo el día.

Además de los 6 kilos y 4 tallas que bajé, toda la gente me dice que me veo súper bien. Sin pensar recomendaría VIVRI™ ¡¡ya que es un excelente producto!!

Guillermo Romero

¡¡VIVRI™ es un producto magnífico!! ¡¡Bajé 5 Kg y 2 tallas!!

Pollo al albaricoque con vinagre balsámico

BLOG 128Ingredientes (8 porciones) (327 calorías)

  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra-virgen
  • 2 libras de pechugas de pollo, cortadas en trozos pequeños
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cebolla grande, picada
  • 1/4 taza de vinagre balsámico, o al gusto
  • 20 rodajas de albaricoque, aproximadamente 3 ó 4 albaricoques
  • 1 taza de caldo de pollo
  • 1 cucharada de tomillo fresco picado
  • 3 cucharadas de perejil de hoja plana fresco, picado

Instrucciones:

  1. Calienta el aceite de oliva en una sartén grande tapada a fuego medio alto. Sazona el pollo con sal y pimienta, y cocina en el fuego hasta que quede de un tono café dorado de los bordes, pero aún rosa en el centro, alrededor de 5 minutos. Agrega la cebolla y cocina durante aproximadamente 3 minutos más. Vierte el vinagre balsámico, hierve y permite que se reduzca por unos cuantos minutos.
  2. Corta la mitad de los albaricoques a la mitad, dejando la otra mitad completa. Pon los albaricoques en la sartén y vierte el caldo de pollo. Hervir, y después agregar el tomillo. Reduce el fuego a medio-bajo, cubre, y hierve hasta que los albaricoques estén suaves, 10-15 minutos. Espolvorea con el perejil picado para servir.

CONSEJOS:

  • Puedes acompañarlo con verduras a la plancha y arroz integral.
Chavas en bici.

Tips para lograr tu peso ideal más fácil

No pierdas un segundo más de tu vida haciendo dietas que no te ayudarán a lograr tu peso ideal, mejor intenta llevar un estilo de vida saludable que permanezca contigo por siempre. ¿La clave para lograr y mantener tu peso ideal?

1. Toma la cantidad de agua necesaria:

Tomar agua te ayudará a sentirte más satisfecho y por más tiempo, lo cual hará menos probable que comas entre comidas o de más. Además, es una alternativa muy saludable, ya que no tiene azúcar refinada, saborizantes artificiales, ¡ni calorías!

2. Elige entrenamientos cortos pero de gran intensidad:

Este tipo de entrenamiento aumenta tu ritmo cardíaco de manera rápida e impulsa tu metabolismo, lo cual te ayuda a quemar grasa y construir músculo, ¡incluso estando en reposo!

3. Elimina la comida rápida de tu vida para siempre:

Ahora es el momento de tomar mejores decisiones para ti. En lugar de caer en el tipo de lugares donde las opciones saludables son pocas o nulas, prepara tus propias recetas, así podrás asegurarte de que están bien balanceadas y sean completamente saludables.

4. Come un desayuno nutritivo todos los días:

Es importante para comenzar bien el día y con la energía necesaria. ¿Casi imposible? ¡No! Shake Me!® te da todo lo que necesitas de una manera fácil, práctica y deliciosa, y con la seguridad de que estás recibiendo la cantidad de nutrientes que necesitas durante el día.

5. Muévete lo más que puedas:

Mientras estás viendo tu serie favorita estírate, durante los comerciales ponte de pie y camina por tu casa, puedes subir y bajar las escaleras varias veces, haz una caminata rápida durante el lunch, o invita a algún amigo a dar una vuelta al parque más cercano. Lo importante es que estés en constante movimiento, ¡no dejes que un día ocupado te prohíba que lo logres!

6. Encuentra tu motivación:

Escucha alguna canción movida o que te haga sentir bien en cada repetición o paso de tu rutina de ejercicio; también puedes poner fotos o frases en tu celular que te ayuden a motivarte cada día a lograr un estilo de vida saludable y permanente.

7. Come más vegetales en cada comida:

Los vegetales deben ser parte de todas tus comidas, puedes integrarlos como ensalada o agregándolos a alguno de tus platillos favoritos.

8. Intenta una nueva rutina o forma de ejercitar:

Encuentra una nueva motivación y desafía a tus músculos a trabajar más duro cambiando tu rutina de entrenamiento, o aumentando la dificultad de tu actual rutina.

9. Haz pequeños cambios en tu rutina diaria:

Pequeños cambios, como intercambiar un mensaje o llamada por comunicación cara a cara, o trasladarte en bici en lugar de en coche, ¡pueden ayudarte a tener un poco de actividad física y lograr grandes cambios!

10. Mantén un diario de comida:

Saber qué sucede en y con tu cuerpo, te ayudará a saber exactamente qué es lo que está funcionando y lo que no de tus nuevos hábitos. Intenta tener un registro de qué, cuánto y cuándo estás comiendo, y qué tanto estás ejercitando.

11. Intercambia el jugo de fruta por la fruta entera:

Los jugos procesados normalmente contienen azúcar añadida o endulzantes. Y los jugos naturales, aunque pueden parecer más saludables, no son tan recomendables, porque aunque tienen vitaminas, antioxidantes y minerales, al momento de exprimir la fruta, la fibra que contiene la misma se pierde y queda solamente el azúcar. Así que elegir las frutas enteras ¡es la mejor decisión!

12. No saltes ninguna comida:

Saltar una comida puede aumentar tu hambre y hace más probable que como snack elijas comidas poco o cero saludables, o que comas de más en tu comida siguiente. Recuerda hacer tus comidas como debes, y no durar más de 4 horas sin comer nada.

Lleva a tu cuerpo y mente a un nuevo estilo de vida más saludable incorporando algunos de estos tips. Puedes ir cambiando uno por uno, y conforme te vayas sintiendo más cómodo con los nuevos cambios, ¡puedes agregar más! Recuerda que si quieres lograr la mejor versión de ti mismo y lucir increíble, no se trata de hacer dietas, si no de tomar decisiones saludables que nutran tu cuerpo y sean consistentes.

 

 

 

 

Chava en bikini en alberca.

¿Cómo mantenerte en forma estas vacaciones?

Se acerca semana santa y mantener un estilo de vida saludable puede parecer misión imposible. Pero, ¿por qué arruinar todo tu esfuerzo y lo que lograste mientras estás fuera? Con estos tips será mucho más fácil lograr llevar un estilo de vida saludable, aún si sales de viaje:

1. Siempre elige las escaleras:

Ya sea en hoteles o en puntos de gran altura como pirámides o torres, deja los elevadores a un lado y elige las escaleras. ¡¡Qué gran manera de quemar calorías!!

2. Trata de evitar los medios de transporte que usan gasolina:

Si tienes que trasladarte a algún lugar hazlo caminando, en bici o patines, además de ayudarte a estar en movimiento, ¡¡no hay mejor manera de conocer el lugar!!

3. Aprovecha las actividades deportivas del lugar:

Son vacaciones y claro que habrá momentos de sobra para relajarte y asolearte, pero también asegúrate de tener momentos para quemar calorías. Si tienes hijos, puedes jugar con ellos en la alberca, carreras de nado o polo acuático. Si no tienes hijos, puedes inscribirte en un torneo de voleibol o fútbol playero, además de quemar esas calorías ¡¡será increíblemente divertido!!

También, es el momento ideal para disfrutar de ejercicios acuáticos o deportes como esquí acuático, surf, remo, bodyboard, kayak, rafting, esnórquel… Y por supuesto natación, ¡hay una gran diferencia entre nadar en el mar o en un lago a hacerlo en una alberca!

4. LEVÁNTATE TEMPRANO:

Comienza tu día de la mejor manera y sal a correr o nadar. Aunque puedes tener momentos de actividad física durante el día, no puedes asegurarlo, así que comenzar haciendo ejercicio desde temprano te mantendrá más activo durante el día y asegurará tu dosis de ejercicio diaria, ¡¡además te ayudará a quemar más calorías durante el día!!

5. Elige bien tus pecados:

Tomar cocteles y comer cosas poco saludables todo el día no deben ser tu prioridad cuando sales de vacaciones. Está bien disfrutar de un coctel o dos, o comer una comida que disfrutes, pero no lo hagas el centro y propósito de tus vacaciones. ¡¡Puedes disfrutar de tus vacaciones sin necesidad de comerte toda la comida del lugar!!

6. No te dejes llevar por el “todo incluido”:

Recuerda que en las vacaciones uno debe pensar en descansar, relajarse, divertirse y disfrutar, y no en todo lo que va a comer y beber. Viajes a donde viajes, puedes seguir comiendo de forma saludable (verduras, frutas, pescados y carnes de forma equilibrada), tal y como haces durante el resto del año .

7. Planea tus comidas lo más que puedas:

Si sabes a dónde vas a llegar y cómo llegarás a tu destino, trata de identificar los mejores lugares para comer, así no llegarás al primer lugar que se ponga en tu camino y evitarás correr el riesgo de que sea poco saludable. También puedes asegurarte de llevar una despensa saludable, por ejemplo, como snacks puedes elegir fruta picada que además es perfecta para refrescarte en el clima cálido de la playa, ¡y no olvides asegurarte de tener una botella de agua a la mano para evitar deshidratarte!

Sigue estos tips y lograrás mantener tu estilo de vida saludable, y quién sabe, incluso podrías hasta deshacerte de unos cuantos kilos más. ¡Está comprobado! El estrés es uno de los estados emocionales que más te puede hacer subir de peso, por eso las vacaciones son el periodo ideal para aprovechar que te has liberado de ese estado de nervios que descontrola tu organismo y hace que comas de forma compulsiva y a deshora, o dejes de comer durante largos periodos de tiempo.